IE Warning
Your browser is out of date!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Try Firefox or Chrome!

HISTORIA



El CronómetroEl CronómetroEl CronómetroEl CronómetroEl CronómetroEl Cronómetro

Maestros relojeros desde 1901

Este singular establecimiento es referencia obligada de la fisonomía tradicional sevillana. Fundada en 1901 cuenta con una tradición familiar que se remonta a seis generaciones. La andadura de esta empresa comenzó en tierras levantinas. En Gandía se encontraba la oficina principal y había una sucursal en Alcoy. El abuelo de los actuales propietarios de EL CRONÓMETRO llegó a Sevilla por diversas circunstancias y consiguió uno de los mejores enclaves comerciales de la ciudad, actualmente sede de la relojería.
La familia Sanchís, propietaria de la empresa, se preocupó desde el primer momento de mantener la imagen inicial del local. Desde 1901 la fisonomía del local no ha cambiado demasiado, inicialmente en la fachada solo había un reloj, ahora tiene seis.

El Cronómetro también tiene un departamento de relojería industrial donde se ha contribuido a proyectar la construcción del Reloj monumental del agua, instalado en el lago de La isla de la Cartuja, o la restauración del reloj que desde el siglo XVIII guíaba, los rezos de los monjes que habitaban El Monasterio de la Cartuja. En definitiva, EL CRÓNOMETRO es uno de los establecimientos más tradicionales de Sevilla. Posee piezas antiguas y únicas que dentro de poco formarán parte del museo que el local albergará con las piezas rescatadas de la estupenda colección de relojes que poseía su fundador.
Entre su cuidada clientela se encuentran las más selectas familias de Andalucía y miembros de la Familia Real, se pueden encontrar desde marcas de lujo como ROLEX, IWC, PATEK PHILIPPE, LONGINES..... como otras marcas actuales y dinámicas como SWATCH, el centro SWATCH de Sevilla también pertenece a los dueños del Cronómetro.

  • JULIO DOMINGUEZ ARJONA

  14 de Noviembre 2001   Sevilla

Es triste, muy triste, e incluso a uno se le dibuja una melancólica sonrisa irónica, cuando se escucha o se lee eso del "comercio tradicional sevillano", o el "comercio de toda la vida".

Los comerciantes sevillanos tuvieron en sus manos la superficie peatonal de Sevilla , reciclarse al compás de los tiempos, tarjetas de créditos, descambiar los artículos, etc y todo ello en el marco único de casco histórico de nuestra ciudad .-

Desgraciadamente, como dice el refrán "entre todos la mataron , y ella sola se murió", pues aquí ocurre lo mismo, nuestro comercial tradicional sevillano, no es que esté en peligro, no es que vaya a desaparecer, sino sencillamente es agónico, parte por culpa de los propios comerciantes de épocas de campear por sus respetos sin grandes almacenes o grandes superficies que les hicieran sombra, parte por unos ayuntamientos de diferentes épocas que no supieron valorar en su justa medida el rico patrimonio cultural-comercial, que podría medirse con el del grandes capitales europeas.-